En la CDMX las nuevas edificaciones deben captar la lluvia

La Ley Del Derecho Al Acceso, Disposición Y Saneamiento Del Agua De La Ciudad De México que entró en vigor en 2019, exige que las todas las nuevas construcciones que tengan un área de captación superior a los 200 m² cosechen el agua de lluvia.

Este contexto llevó a que el Sistema de Aguas la Ciudad de México (Sacmex) elaborara una guía técnica para facilitar a los cosechadores el proceso de diseño y la aplicación de los sistemas de captación del agua de lluvia que permitan que se cumpla con los requisitos y que se coseche de forma adecuada y se reutilice el recurso pluvial.

Se espera que esta política pública se convierta en una estrategia masiva de gestión pluvial que ofrezca fuentes alternativas de agua, promueva la reutilización de aguas tratadas en usos no potables, reducir la demanda de agua en los inmuebles, promover la restitución hídrica del agua pluvial al subsuelo, reducir las inundaciones, minimizar el impacto de la construcción en el ciclo hidrológico y mantener el acuífero de la Ciudad de México.

Guía técnica para la elaboración de sistemas alternativos
• Establece los criterios técnicos para el diseño del Sistema de Captación de Agua de Lluvia en edificaciones tipo B, C y Manifestación de Construcción.
• Mediante la recopilación y análisis de metodologías nacionales e internaciones, se determinaron los parámetros y metodologías de diseño más adecuados.
• Se consideraron los requisitos mínimos indispensables para la potabilización del agua de lluvia y su distribución en la red de aprovechamiento. Además se plasmaron los mecanismos para la medición de la cantidad y calidad del agua a aprovechar en el edificio.

Objetivo General: Proveer una guía para el suministro y mantenimiento de una fuente alternativa de agua potable convencional, así como optimizar la utilización de agua pluvial.

Objetivos específicos:
• Incentivar a las nuevas edificaciones a retener y aprovechar la mayor cantidad de agua de lluvia en parte de la Cuenca del Valle de México.
• Reducir el uso y dependencia sobre las fuentes de agua potable convencionales municipales o de pozo.
• Evitar los riesgos para los consumidores por parte de diseños deficientes, mala instalación, mantenimiento y operación del sistema de captación de agua de lluvia.
• Contribuir a la reducción de los hundimientos de la Ciudad al mitigar la sobreexplotación de los acuíferos.
• Mitigar de inundaciones en la vía pública.
• Disminuir las descargas de agua pluvial al drenaje de la Ciudad de México, previniendo la saturación de este y su eventual expulsión de la cuenca.
• Contribuir a la disminución de la erosión del suelo por erosión hídrica.

Descargar Guía Técnica de Sacmex

Artículo 86 BIS 1. Las nuevas construcciones o edificaciones deberán contar con redes separadas de agua potable, de agua residual tratada y cosecha de agua de lluvia, debiéndose utilizar esta última en todos aquellos usos que no requieran agua potable; así mismo, deberán contar con la instalación de sistemas alternativos de uso de agua pluvial.

Artículo 125 BIS 3. El sistema de captación y recarga de agua pluvial al subsuelo deberá estar indicado en los planos de instalaciones y formará parte del proyecto arquitectónico, para el trámite del registro de Manifestación de Construcción o Licencia de Construcción.

Artículo 125 BIS 4. Todos los proyectos que estén sujetos al Estudio de Impacto Urbano deberán contar con un sistema de captación y recargas de aguas pluviales al subsuelo.

De igual forma, en el reglamento de construcción para la ciudad de México se exige que todas las nuevas edificaciones cuenten con un sistema de captación.

ARTÍCULO 58. Para obtener la licencia de construcción especial, se deben cumplir con los siguientes requisitos:

I. d) Proyecto alternativo de captación y aprovechamiento de aguas pluviales y de tratamiento de aguas residuales aprobados por el Sistema de Aguas de la Ciudad de México;

ARTÍCULO 124. Las edificaciones nuevas de más de tres niveles deben contar con un almacenamiento con capacidad para satisfacer dos veces la demanda diaria de agua potable y estar equipadas con sistema de bombeo.
Toda construcción nueva de más de 200 m² de azotea deberá contar con un sistema de captación y aprovechamiento de agua pluvial de la superficie construida a nivel azotea.

 

En la guía técnica se tienen en cuenta los siguientes elementos para asegurar la cosecha adecuada del agua de lluvia:

1. Caracterización de calidades de agua de lluvia por superficie.
En primero lugar se exige captar el agua de lluvia de cubiertas que se clasifican en dos tipos:

Tipo 1: Cubiertas “Limpias”: Lámina, Acrílico, Impermeabilizantes No-Bituminosos, etc. Destino: Agua Pluvial a Potable.

Tipo 2: Cubiertas “Sucias”: Cubiertas Ajardinadas, Habitables con Mascotas, Bituminosas, etc.Destino: Agua Pluvial a No-Potable.

También se hace una diferenciación con el agua tormenta que es el agua de lluvia que escurre por calles, pavimentos y jardines. Por lo general arrastra mayores volúmenes de agua y con mayor carga contaminante.

La recolección o captación de agua pluvial de pavimentos, estacionamientos y superficies similares, se podrán tratar para su reutilización como agua no potable, siempre y cuando se cuente con mecanismos de retención de grasas e hidrocarburos.

Estas son las superficies Tipo 3: Pavimentos en Propiedad Privada, terrazas, patios, estacionamientos. Esta agua será retenida y en la medida de lo posible reutilizada en usos no potables o infiltrada y sólo en casos extremos descargada al drenaje.

Tipo 4: Pavimentos en Vía Pública, banquetas, plazas, estacionamientos, etc. Se buscará infiltrar y retener esta agua en el suelo y sólo en casos muy extremos que se descargue al drenaje.

 

2. Procedimientos de Pre-Tratamiento

Se incorporaron una serie de elementos que permitirán que se realice un adecuado tratamiento del agua de lluvia para garantizar su aprovechamiento en usos y servicios generales de los inmuebles:

2.1. Pre-tratamiento deberá incluir una malla o tamiz que evite la entrada de partículas y residuos como hojas y ramas, insectos y otros vectores, así como otros organismos, a la cisterna pluvial que podrían poner en riesgo la calidad del agua almacenada. La malla deberá estar fabricada de un material no-corrosivo, y que no tenga aperturas mayores a 0.15 mm (1,500 micras o 1/16 de pulgada) o que tenga alguna certificación por parte de alguna autoridad de gobierno para remover partículas mayores a 500 micras. Los dispositivos de pre-tratamiento deberán estas colocados de tal manera que sean accesibles para el mantenimiento e inspección, acorde a las especificaciones del fabricante.

2.2. Separadores de Contaminación de Primeras Lluvias: La separación de la carga inicial de contaminantes de la lluvia por medio de un mecanismo de separación física automático donde no necesita la intervención de una persona para su activación inicial. Pueden ser de las siguientes modalidades:

a) Desviación: separa físicamente un volumen determinado de agua pluvial antes de iniciar la captación, y esto puede ser con válvulas, separadores por peso, temporizadores, etcétera Se puede ajustar para separar un volumen determinado en función de las condiciones locales.

b) Acumulación: retiene y decanta un volumen determinado de agua pluvial antes de iniciar la acumulación de esta en el tanque o cisterna pluvial. Este volumen se calcula en litro por metro cuadrado de captación, y normalmente va de 1 a 10 mm de separación, dependiendo de la contaminación relativa en el sitio, y el volumen de almacenamiento del separador.

c) Retención: se almacena dentro de un filtro por retención, sedimentación y/o adsorción las partículas suspendidas y disueltas, de manera que no hay una evacuación de contaminantes al rechazo, y se deberán de remover manual o automáticamente después de un determinado tiempo de retención para mantener la correcta operación del sistema.

d) Híbrido: puede contener una combinación de acumulación, retención y desviación de contaminantes, con demasías de emergencia a rechazo, o necesidad de retención de algún tipo de contaminante específico. Las aguas de rechazo se deberán canalizar fuera del sistema, y se deberán enviar como destino, en función de las condiciones del sitio, sin causar erosiones ni afectaciones externas, según aprobación de la autoridad (Sacmex).

3. Tanque de Almacenamiento:

Las Cisternas Pluviales deberán tener como finalidad la captación y retención de agua pluvial de las cubiertas una vez a pasado por el proceso de pre-tratamiento.

La cisterna deberá tener la capacidad de almacenar el volumen de lluvia generado en el área durante una lluvia de 60 minutos y 10 años de tiempo de retorno.

Las cisternas podrán estar instaladas sobre, semi o debajo del nivel de piso. Deberán cumplir con las normas constructivas de la jurisdicción local, tener aprobación y/o certificación por parte de un cálculo estructural, para validar las cargas adicionales o afectaciones estructurales que podrá ejercer.

Las cisternas prefabricadas sobre el nivel de piso deberán de ser aprobadas para dicha aplicación por parte del fabricante. Deberán estar protegidas de la luz directa y deberán estar compuestas de materiales a prueba de UV.
Las cisternas construidas deberán mantener un volumen adicional de regulación o colchón de aire, evitando su sobrellenado, y deberán de contar con un mecanismo de evacuación de demasías o excedencias, ya sea por gravedad o bombeo, garantizando la seguridad de instalaciones y cuartos de máquinas, evitando desborde y posibles inundaciones en el inmueble.
Elementos Mínimos dentro de Cisternas Pluviales:

• Admisión de Flujo Laminar o Reductor de Turbulencias. Tiene como finalidad, evitar la resuspensión de los sedimentos dentro del tanque pluvial, esta mitigación puede implementarse dentro o fuera del tanque.

• Rebose con Sello Hidráulico En caso de evacuación de demasías por gravedad se deberá garantizar un sello hidráulico suficiente que evite el ingreso de gases y vectores dentro del tanque pluvial.

• Válvula Anti-Retorno En caso de riesgo de re-ingreso de drenaje exterior se deberá garantizar un sello por medio de una válvula automática de no retorno, aplica para sistemas por gravedad o por bombeo.

4. Filtración y Tratamiento de Agua Pluvial

El objetivo de este paso es eliminar partículas pequeñas, sólidos y sustancias químicas disueltas, o metales pesados que pudieran ser nocivos. Si el agua se va a destinar a usos potables, también se deberá eliminar (o reducir) en esta fase el color, olor y sabor del agua, así como la presencia de sales y minerales en caso necesario. La mayoría de estos contaminantes, son arrastrados en los techos y superficies de recolección, aunque algunos pudieran ser disueltos en la atmósfera debido a la contaminación del aire, especialmente cerca de ciudades grandes o zonas industriales.

Para todos los usos se debe incorporar Tamizado de 50 micras. En caso de presentar coloración debida a materia orgánica vegetal se puede adicionar un filtro de multimedia, carbono y/o una adsorción por medio de carbón activado.

Existen diferentes tipos de medios filtrantes, estos son los más comunes:

-Carbón Activado: elimina color, olor y sabor del agua, además del cloro y de algunos compuestos químicos.

– KDF (Kinetic Degradation Fluxion): este medio filtrante consiste en una aleación de cobre y zinc, que genera reacciones químicas de oxidación y reducción al contacto con el agua, eliminando cloro, y diversos metales pesados como el mercurio y el plomo.

– Arena Sílica: Los filtros de arena se utilizan para eliminar una gran variedad de sedimentos y sólidos en suspensión, generalmente con capacidad filtrante de hasta unas 100 micras.

Los componentes mínimos de aplicación deberán garantizar una desinfección redundante, mediante una combinación de agentes de esterilización y desinfección simultáneas, de manera que los intervalos de mantenimientos constantes garanticen siempre seguridad contra microorganismos.

Se deberá garantizar el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, en todos los casos, ya que la calidad de referencia de fuentes convencionales se remite a los mismos parámetros.

 

 

5. Desinfección

La desinfección se refiere a la eliminación de microorganismos vivos patógenos (que pueden causar enfermedades) como por ejemplo algas, hongos, parásitos, bacterias y virus. Es necesario, por ende, desinfectar el agua con pasos adicionales, generalmente después de la filtración fina o directamente en la cisterna, sobre todo si va a ser consumida por seres humanos. Estos son sólo algunos de los métodos más utilizados:

– Cloro: hay que agregarlo al agua, y en caso de que se vaya a beber, se sugiere filtrar con carbón activado, ya que en exceso puede ser nocivo para la salud, o irritante para la piel.

– Ozono (O3): es un excelente desinfectante y además ayuda a eliminar o reducir ciertos metales pesados y compuestos químicos. Se requiere de electricidad para producirlo e inyectarlo en el agua.

– Plata Coloidal: Es un excelente desinfectante de relativamente bajo costo. Se puede aplicar por goteo directo al agua. En México se ha desarrollado un método mediante el cual la plata se sujeta a unas bolas de cerámica, que luego flotan en el agua y desinfectan por contacto.

– Luz UV (Ultra-Violeta): Este método consiste en eliminar una variedad de microorganismos al exponerlos a radiaciones ultravioleta concentradas por una lámpara, generalmente dentro de un tubo opaco. Aunque se utiliza ampliamente en el campo de la purificación de agua, tiene la desventaja de que requiere de electricidad permanente.

Se deberá garantizar el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, con un agente de desinfección residual, que puede ser de distintas modalidades, pero que garanticen la esterilización de microorganismos en el agua.

 

Muestreos

  • Los sistemas Pluviales para usos No Potables se deberán muestrear cada 12 meses durante la temporada de lluvia (mayo a octubre).
  • Los sistemas pluviales para usos Potables se deberán muestrear cada 3 meses durante la temporada de lluvia (mayo a octubre).
  • Para Sistemas Pluviales Potables públicos que den servicio hasta 1,000 personas se deberá hacer un muestro, entre 1,000 y 2,500 personas dos muestreos, y superiores 3 muestreos.

Si la calidad de la muestra no es consistente con los parámetros de la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994 o Norma Oficial Mexicana NOM-003-SEMARNAT-1997, según sea el caso, se deberá equipar el sistema inmediatamente con un dispositivo de tratamiento apropiado que logre cumplir dichos objetivos, y se deberá realizar los muestreos necesarios nuevamente.

7. Manejo de agua tormenta

Todo nuevo desarrollo deberá tener un área libre de cualquier tipo de construcción superficial como: losas de concreto, balcones, techos o alguna otra estructura que sobresalga del nivel de banqueta; además debe ser libre de cualquier tipo de construcción subterránea como: sótanos, losas de cimentación y otras estructuras que impermeabilicen el suelo.

El área libre deberá ser ajardinada y permeable, permitirá la infiltración local de las aguas pluviales mediante la construcción de un Sistema de Retención e Infiltración Pluvial, el cual deberá contar con un sistema de tratamiento de las aguas pluviales y un sistema de excedencias hacia el drenaje de la alcaldía. El sistema será independiente del Sistema de Captación de Aguas de Lluvia y manejará las aguas pluviales provenientes de los estacionamientos, andadores peatonales, área libre, descargas de equipos de tratamiento pluvial y las excedencias que el Sistema de Captación de Aguas de Lluvia.