El Filtro de Bajante Pluvial RMS® se utiliza para la captación de lluvia en casas y construcciones pequeñas con techos de hasta 180 m2.

Se puede instalar en construcciones nuevas o existentes como: casas, edificios, invernaderos, cobertizos, etc.

VENTAJAS

  • Ideal para áreas de captación de techos entre los 70y 180 m2.
  • Remueve sedimentos de hasta 280 micras, musgo, hojas, ramas, insectos, etc.
  • Se conecta en la tubería pluvial vertical. En caso de tubos cuadrados existen adaptadores.
  • Fácil instalación, requiere mínimos ajustes de las bajadas pluviales.
  • Materiales resistentes al ambiente y de larga duración. Carcasa y malla de cribado de acero inoxidable.
  • No presenta restricciones ni obstrucciones al flujo de agua a través del equipo.
    Operación automática sin necesidad de energía u operarios.
  • Captura hasta el 95% de la lluvia que baja por la tubería pluvial. Desecha de forma automática el 5% restante que arrastra los contaminantes gruesos.
    Equipo con autolimpieza y mantenimiento mínimo.

 

INSTALACIÓN

Realizar un corte de 30”- 35” (76-89 cm) dependiendo del tamaño del equipo, en el tubo de bajada pluvial en donde se desea colocar el filtro. Conectar los adaptadores en los bordes cortados de las bajadas pluviales. Se debe dejar una distancia de 5 cm entre el filtro y la pared del edificio para asegurar que la tapa de la armazón pueda deslizarse hacia arriba o abajo y garantizar el acceso al filtro. Deslizar la tapa por el adaptador de conexión y luego insertar el armazón en la tapa. Asegurar el Filtro al muro utilizando las abrazaderas y por medio del tornillo de fijación. Instalar un tubo de bajante de 4” de PVC a la parte inferior del filtro para que descargue el agua que lleva la carga contaminante. Conectar la salida de agua limpia hacia el almacenamiento.

CÓMO FUNCIONA

El Filtro de Bajante Pluvial RMS®, se conecta a las bajadas pluviales verticales por encima del nivel de suelo. El agua que escurre por la bajada pluvial se adhiere a las paredes de la tubería generando un efecto de vórtice, al introducirse al equipo, el agua ingresa por la parte lateral de la malla retirando sedimentos mayores a 280 micras (sedimentos, insectos, musgo, hojas, etc). Posteriormente el 95% del agua cae a la parte inferior del equipo donde se recolecta en un pequeño canalón y se deriva a la salida lateral de 5 cm, desde donde se descarga hacia el almacenamiento. Los contaminantes que son retirados del agua de lluvia caen por el centro del equipo hacia el drenaje sanitario junto con una pequeña parte del agua pluvial (5%), con lo cual el equipo también funciona como desviador de primeras lluvias. El agua obtenida tiene la calidad para utilizarse en usos no potables como limpieza de vehículos o pisos, así como para riego.